El Perú y el Control de La TUBERCULOSIS




Oswaldo Jave Médico neumólogo, jefe de la Unidad de Análisis de Salud, Dirección de Epidemiología, Dirección de Salud Lima Ciudad hizo el siguiente analisis:

Tasas notificadas de TB en el mundo, año 2001.

 

El Panorama de La Tuberculosis en el Perú:

        La tuberculosis ha existido en el Perú desde la época pre-inca. Pero, al parecer, pasó de ser una enfermedad rara a una epidemia en crecimiento cuando se desarrollaron las ciudades, agravándose con la política española de concentrar compulsivamente a la población diezmada en las denominadas reducciones. Durante la República el problema se agravó con la migración masiva de la ciudad al campo y la crisis económica del Estado a fines de los años 19608. En la década de 1990 el Estado fortaleció el programa nacional de lucha contra la tuberculosis invirtiendo más que en los años anteriores, brindando cobertura gratuita de tratamiento para la TB drogo-sensible (TB de reacción positiva a los antibióticos), fortaleciendo la red de laboratorios para diagnóstico de la TB en todo el país, así como capacitando a miles de trabajadores de saludLo poco que se había avanzado en el control de la tuberculosis devendría en un retroceso que luego explicaría, al menos parcialmente, por qué tenemos más casos de TB que Haití y que cualquiera de nuestros países vecinosLo poco que se había avanzado en el control de la tuberculosis devendría en un retroceso que luego explicaría, al menos parcialmente, por qué tenemos más casos de TB que Haití y que cualquiera de nuestros países vecinos9.

        Sin embargo, lo opuesto ocurrió con el programa de control de TB drogo-resistente (TB resistente a los antibióticos). Las entidades estatales encargadas desinformaron acerca de su magnitud y aplicaron tratamientos previsiblemente peligrosos, sin consentimiento previo de los pacientes, quienes además desconocían la existencia de otros tratamientos más potentes y gratuitos, disponibles en el Ministerio de Salud –esta situación motivó denuncias por violación a los derechos humanos-. Tales irregularidades incidieron en la tasa de curación y la sobreestimaron10 , permitiendo que este tratamiento permaneciera en vigencia durante seis años; cuando se conocieron los graves resultados de la misma (70% de fracaso y 10% de fallecidos en las principales regiones de salud 5 y se produjo el cambio de gobierno, los directivos del programa se vieron precisados a retirarlo. La situación de la TB drogo-resistente en el Perú es crítica: nuestro país es uno de los ocho países en el mundo con mayor incidencia anual estimada de TB multirresistente (TBMDR) 4 , la forma más grave de TB: más de 1500 personas por año11 .

        Mientras que para infectarse de VIH se requiere tener contacto sexual o físico con secreciones contaminadas por el virus, para contraer la TB basta con respirar el aire contaminado. En el caso de la TB multirresistente el riesgo de transmisión es similar (hace algunos años se publicaron estudios en grupos de personas que habían adquirido TB multirresistente tan sólo por respirar aire contaminado con el germen durante el tiempo que demoró un vuelo aéreo de viaje doméstico en Estados Unidos).

        La TB se trata con cuatro antibióticos durante seis meses, pero si se adquiere TB multirresistente (TBMDR), el tratamiento puede demorar dos años, con múltiples antibióticos. Cuando se deja la TBMDR sin control en la comunidad, ésta avanzará hasta convertirse en una pesadilla personal y social. Esto es lo que ha ocurrido en el país. Tan solo en tres años, de 1996 a 1999, el Perú se convirtió en uno de los tres únicos países en el mundo donde la TB fármaco-resistente se incrementó de manera significativa12. Las consecuencias de los errores sistemáticos producidos en los 90 se están viviendo en los inicios del presente milenio. En esas graves circunstancias epidemiológicas las actividades de control de la TB se han deteriorado ostensiblemente; del mismo modo, se ha retrocedido en la búsqueda de casos de TB y en el abastecimiento de medicamentos y de reactivos para los laboratorios.

        Si bien se espera que un adecuado programa de control de TB disminuya la incidencia anual en por lo menos 6% cada año -de manera que la incidencia anual oficial de la forma de tuberculosis contagiante y responsable de la perpetuación de la epidemia en la sociedad –endemia-, la TBC pulmonar frotís positivo (TBC+), correspondiente a 2001 (83.1 x 100,000 h.), se reduzca a 42 x 100 000 h. en el año 2011- las cifras oficiales hacen suponer que dicha meta –no relacionada con las metas del milenio- no se alcanzará hasta 2015, lo que significaría no un triunfo sino una peligrosa consecuencia del empobrecimiento de las actividades de control de TB durante los últimos siete años. Una disminución de 50% en la incidencia anual de TB en 15 años significaría una disminución anual de apenas 2.8% (frente a otras experiencias nacionales como la de Canadá que logro reducir las tasas en 13% anual).




Presentacion del TBC                                                                               Salir